“Que la educación haga vivir la experiencia de la fe”: Marychuy en su encuentro con el nuncio apostólico

Lic. Ma. de Jesús Zamarripa presidenta de la Confederación Nacional de Escuelas Particulares, Nuncio Franco Coppola, Lic. Mario Lugo vicepresidente de la Confederación Nacional de Escuelas Particulares.

Franco Coppola, el nuncio apostólico, en octubre pasado, abrió su agenda para dar continuidad a los trabajos con la representación de la Confederación Nacional de Escuelas Particulares. En ella la Presidenta Ma. de Jesús Zamarripa y el Vicepresidente Mario Lugo, conversaron sobre la lucha contra la pobreza y sobre la educación católica, su misión y su forma.

Al respecto, la madre Marichuy -como se le llama cariñosamente en la CNEP-, informó que el encuentro realizado con el nuncio, resultó motivante debido a la gran empatía y entendimiento mutuo sobre estos temas y la visión de trabajo que se abre a partir de la reunión. En ella, se habló de la realidad lacerante que vive el país, especialmente por los altos niveles de pobreza y desigualdad; preocupación compartida por el Papa Francisco en sus numerosos llamados y exhortaciones mundiales, sobre una situación de injusticia estructural, sentidos como una afrenta en un mundo lleno de recursos y riqueza.

Al respecto, la CNEP acordó con el nuncio iniciar un proceso de mapeo de todas las iniciativas de atención a grupos vulnerables o desfavorecidos que tienen los colegios, y reflexionar sobre sus alcances y límites, especialmente siendo críticos de las miradas asistenciales. En la conversación se consideró indispensable que la escuela católica piense otro modo de promover el fin de la pobreza, considerando que la participación y organización comunitaria así como el trabajo colectivo pueden ser vías alternativas para ello.

Por otro lado, el encuentro sirvió para reflexionar profundamente sobre algunas ideas del nuncio que son compartidas por el equipo directivo de la CNEP, sobre la insuficiencia de la educación religiosa en los colegios a través de un método doctrinario. Hasta ahora –comenta la Presidenta de la CNEP- “la escuela, en gran medida, se ha preocupado por “enseñar” a los niños sobre la fe. Pero la fe es fundamentalmente una experiencia, esa no se enseña, se vive y se proyecta”.

Tanto el nuncio como la presidenta, reflexionaron sobre el impulso de una educación en la fe, más allá de la memorización y el conocimiento ritual, sino como experiencia permanente de adhesión a Jesucristo, es decir, como modo y proyecto de vida: “Donde niños y jóvenes experimenten la fe como centro de sus vidas”. Sobre esta visión y sobre los trabajos de los Congresos de Escuela Evangelizadora fue informado el nuncio. Un segundo congreso se realizará en los primeros meses de 2019, impulsado por el Equipo Nacional de Coordinador@s de la Educación” (ENCE), al que prometió asistir el Nuncio Apostólico.